Por cada vida salvada las vacunas contra COVID causaron “casi 14 veces más muertes”, según estudio

Los investigadores piden una “moratoria global” ya que el estudio reveló eventos adversos graves “bien documentados” y una relación daño-beneficio inaceptable Fuente: The Epoch Times en español.

Con las tasas de eficacia considerablemente más bajas, las vacunas de ARNm contra COVID-19 causan más muertes que vidas salvadas, según un nuevo estudio en el que los investigadores piden una “moratoria global” sobre las vacunas y una “eliminación inmediata” del calendario de vacunación infantil.

El estudio, revisado por pares y publicado en la revista Cureus el 24 de enero, analizó informes de los ensayos iniciales de la fase 3 de las vacunas de ARNm COVID-19 de Pfizer y Moderna. Estos ensayos  llevaron a que las vacunas fueran aprobadas bajo la Autorización de uso de emergencia (EUA) en Estados Unidos. El estudio también analizó otras investigaciones y revisiones de los ensayos, por los que encontró que las vacunas tenían tasas de eficacia “dramáticamente más bajas” de lo que afirmaban las empresas de vacunas.

Además, basándose en “supuestos conservadores, los daños estimados de las vacunas de ARNm contra COVID-19 superan en gran medida los beneficios: por cada vida salvada hubo casi 14 veces más muertes causadas por las vacunas basadas en ARNm modificado”.

“Dados los bien documentados EAG (Eventos Adversos Graves) y la inaceptable relación daño-beneficio, instamos a los gobiernos a respaldar y hacer cumplir una moratoria global sobre estos productos de ARNm modificado hasta que se respondan todas las preguntas relevantes relacionadas con la causalidad, el ADN residual y la producción aberrante de proteínas”.

Los autores también recomendaron una “eliminación inmediata” de las vacunas contra COVID-19 del calendario de vacunación infantil. Ellos señalaron que los niños tienen un riesgo muy bajo de contraer la infección.

“Es anti-ético e inconcebible administrar una vacuna experimental a un niño que tiene un riesgo casi nulo de morir por COVID-19, pero un riesgo bien establecido del 2.2 por ciento de daño cardíaco permanente según los mejores datos prospectivos disponibles”.

Tasa de eficiencia muy baja
Tras los primeros ensayos de Pfizer y Moderna, se afirmó que las vacunas de ARNm contra COVID-19 tenían una reducción del 95 por ciento del COVID-19 sintomático. El estudio señaló que esta suposición de eficacia era falsa.

La afirmación de Pfizer se basó en el hecho de que solo ocho de 22,000 personas que recibieron la vacuna contrajeron COVID-19 durante el ensayo, en comparación con 162 de 22,000 personas en el grupo de placebo. En total se notificaron 170 casos confirmados de COVID-19 en ambos grupos.

Sin embargo, los investigadores señalaron que un gran número de infecciones entraban en una categoría “sospechosa” de COVID-19, que fue ignorada. En el ensayo se identificó un total de 3410 casos sospechosos, que equivalen a 20 veces los 170 casos confirmados.

“Hubo 1594 casos de este tipo en el grupo vacunado y 1816 en el grupo con placebo. Cuando se tienen en cuenta tanto los casos confirmados como los sospechosos, la eficacia de la vacuna contra el desarrollo de síntomas cae a solo el 19 por ciento, muy por debajo del umbral de reducción del RR (Riesgo Relativo) del 50 por ciento requerido para la autorización regulatoria”, dice el estudio.

“Por lo tanto, al considerar tanto los casos confirmados como los sospechosos, la eficacia de la vacuna parece haber sido dramáticamente menor que la afirmación oficial del 95 por ciento”. Fuente: The Epoch Times en español.

Los autores del estudio declararon que no recibieron apoyo financiero de alguna organización para su trabajo e hicieron algunas revelaciones de conflicto de intereses.

Un autor recibió una subvención de Quanta Computer Inc. Otro autor, el cardiólogo Peter A. McCullough, declaró estar empleado y poseer acciones/opciones sobre acciones en The Wellness Company. Un tercer autor es el fundador de la Vaccine Safety Research Foundation (VSRF).

Vidas salvadas vs fallecimientos
Los investigadores criticaron los informes de los ensayos de Pfizer y Moderna por “centrarse exclusivamente” en el riesgo relativo o la medición del RR, y por omitir la Reducción Absoluta del Riesgo. Ellos argumentaron que la reducción absoluta de riesgo “da una mejor indicación de la utilidad clínica de un fármaco”.

“Se requieren ambos tipos de estimación de riesgos para evitar sesgos en los informes y proporcionar una perspectiva más completa sobre la eficacia de las vacunas. Omitir las estadísticas de riesgo absoluto conduce a una sobreestimación de los beneficios clínicos de las vacunas”.

En contraste con la tasa de eficacia del 95 por ciento utilizando la medida RR, la reducción absoluta de riesgo para las vacunas de Pfizer y Moderna fue del 0.7 por ciento y del 1.1 por ciento, respectivamente, afirmó el estudio.

“Una reducción de riesgo absoluto de aproximadamente el 1 por ciento para las vacunas de ARNm contra el COVID-19 significaba que sería necesario vacunar a un número sustancial de personas para prevenir un solo caso leve a moderado de COVID-19”.

Para prevenir un caso de infección por COVID-19 sería necesario aplicar la vacuna de Pfizer a 142 personas, según el estudio. En el caso de Moderna, se tendría que vacunar a 88 personas.

Teniendo en cuenta estas cifras, así como las tasas de mortalidad por infección de COVID-19, los investigadores concluyeron que sería necesario vacunar a aproximadamente 52,000 personas para prevenir una muerte relacionada con COVID-19.

Esto significaría salvar dos vidas con aproximadamente 100,000 inyecciones de la vacuna Pfizer. Sin embargo, los investigadores calcularon que existe un riesgo de 27 muertes por cada 100,000 dosis de inyección de Pfizer. Como tal, por cada vida salvada por la vacuna se perderían casi 14 vidas debido a la vacuna de ARNm, afirmó el estudio.

Los autores señalaron que el Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados (VRBPAC) de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) “no incluyó medidas de reducción de riesgo absoluto” al revisar los datos de las vacunas.

Esta acción se desvió de las directrices de la FDA “que establecen que ambos enfoques son cruciales para evitar el uso equivocado de productos farmacéuticos”.

Eventos adversos graves
Los investigadores citaron un análisis de septiembre de 2022 para detallar la omnipresencia de los efectos adversos graves (EAG) entre el grupo vacunado en los ensayos. El análisis consideró los datos de los ensayos de Pfizer y Moderna y descubrió aproximadamente 125 EAG por cada 100,000 receptores de la vacuna. Esto indicó un SAE por cada 800 vacunas.

“El ensayo de Pfizer mostró un riesgo un 36 por ciento mayor de eventos adversos graves en el grupo de la vacuna (en comparación con el de placebo)… El ensayo de Moderna mostró un riesgo de un 6 por ciento mayor de eventos adversos graves en el grupo vacunado”, afirmó el análisis.

“Estos hallazgos contrastan marcadamente con la afirmación inicial de la FDA de que los EAG informados en los dos ensayos fundamentales estaban ‘equilibrados entre los grupos de tratamiento’”, señalaron los investigadores del estudio del 24 de enero.

Esta discrepancia podría deberse a que la FDA solo contó el número de personas con eventos adversos graves en lugar del total de EAG experimentados por los sujetos del ensayo, dijeron.

Dado que una sola persona puede tener múltiples EAG, contar solo a los individuos produciría un número menor que la cifra total de dichos eventos adversos.

Eventos adversos graves
Los investigadores citaron un análisis de septiembre de 2022 para detallar la omnipresencia de los efectos adversos graves (EAG) entre el grupo vacunado en los ensayos. El análisis consideró los datos de los ensayos de Pfizer y Moderna y descubrió aproximadamente 125 EAG por cada 100,000 receptores de la vacuna. Esto indicó un SAE por cada 800 vacunas.

“El ensayo de Pfizer mostró un riesgo un 36 por ciento mayor de eventos adversos graves en el grupo de la vacuna (en comparación con el de placebo)… El ensayo de Moderna mostró un riesgo de un 6 por ciento mayor de eventos adversos graves en el grupo vacunado”, afirmó el análisis.

“Estos hallazgos contrastan marcadamente con la afirmación inicial de la FDA de que los EAG informados en los dos ensayos fundamentales estaban ‘equilibrados entre los grupos de tratamiento’”, señalaron los investigadores del estudio del 24 de enero.

Esta discrepancia podría deberse a que la FDA solo contó el número de personas con eventos adversos graves en lugar del total de EAG experimentados por los sujetos del ensayo, dijeron.

Dado que una sola persona puede tener múltiples EAG, contar solo a los individuos produciría un número menor que la cifra total de dichos eventos adversos.

Fuente: The Epoch Times en español

Comparte este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contáctenos

Correo: [email protected]

Teléfono: 927 563 656

Todos los Derechos Reservados © 2021

www.bicentenariaradio.com

Web Diseñada por: