Estudio de Harvard señala que no es ético aplicar “vacunas” de refuerzo contra el covid a jóvenes

Un nuevo estudio realizado por científicos de las universidades Harvard y Johns Hopkins, todavía en preimpresión, revela que las vacunas contra el COVID-19 son hasta 98 ​​veces peores que el propio coronavirus.

El estudio realizó una evaluación riesgo-beneficio de los refuerzos, principalmente las seudovacunas ARNm Pfizer y Moderna  en este grupo de edad y determinó que hay  cinco argumentos éticos en contra de los mandatos.

El artículo, por publicarse en la revista Social Science Research Network (SSRN), indica que entre 22 000 y 30 000 adultos de entre 18 y 29 años que no estaban infectados previamente deben recibir una vacuna de ARNm para evitar una hospitalización por COVID-19.

Al utilizar los datos de eventos adversos informados por los CDC y los patrocinadores, encontraron que los mandatos de refuerzo pueden causar un daño esperado: por hospitalización por COVID-19 evitada en adultos jóvenes previamente no infectados, anticipan de 18 a 98 eventos adversos graves, incluidos 1.7 a 3.0 asociados con el refuerzo.

Vacunados quedan imposibilitados de realizar una vida diaria normal

Sobre casos de miocarditis en varones, determinaron 1.373 a 3.234 casos de grado ≥3 de reactogenicidad que interfiere con las actividades diarias.

Dada la alta prevalencia de inmunidad postinfecciosa, este perfil riesgo-beneficio es aún menos favorable. Los mandatos de refuerzo universitario no son éticos porque:

1) no existe una evaluación formal de riesgo-beneficio para este grupo de edad;

2) los mandatos de vacunación pueden resultar en un daño neto esperado para los jóvenes;

3) los mandatos de refuerzo no son proporcionales: los daños esperados no son superados por los beneficios para la salud pública dada la eficacia modesta y transitoria de las vacunas contra la transmisión;

4) los mandatos de los refuerzos en los EE. UU. violan el principio de reciprocidad porque los daños graves raros relacionados con las vacunas no se compensarán de manera confiable debido a las brechas en los esquemas actuales de lesiones por vacunas; y

5) los mandatos de refuerzo crean daños sociales más amplios.

Consideraron contraargumentos como el deseo de socialización y seguridad y mostramos que tales argumentos carecen de respaldo científicoo ético.

www.connuestroperu.com

Comparte este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contáctenos

Correo: [email protected]

Teléfono: 927 563 656

Todos los Derechos Reservados © 2021

www.bicentenariaradio.com

Web Diseñada por: